Permacultura, ecoloxía, movimientos sociales, contrainformación, dreitos del home, cultura y muito más visto desde un pequeiñu güertu de Senabria sobre os llizaces del mundu rural, indixenista, llibertariu y ancestral
Permacultura, ecologìa, movimientos sociales, contrainformaciòn, derechos humanos, cultura y mucho màs visto desde un pequeño huerto de Sanabria sobre las bases del mundo rural, indigenista, libertario y ancestral

No nos vamos de los pueblos, nos echan



Los pueblos siempre fueron economías autosuficientes, pero la introducción del monocultivo los ha hecho dependientes de las ciudades, donde comprar sus productos y fijan los precios de lo que en el campo se genera. En la actualidad, existe un conflicto fundamental entre valores urbanos capitalistas que utilizan el dinero como su medio de circulación vital y los valores rurales tradicionales que tienen a la vida y a las habilidades humanas como su moneda básica. Lógicamente, cuando el valor “vida” es reemplazado por el valor “dinero”, el mundo rural sufre y se vuelve más pobre, ya que su propia vida muere de facto. 
En este contexto comienza la emigración del campo a la ciudad y las personas que se quedan en el pueblo desprecian lo que tiene y comienza el autodio hacía sus costumbres y sabiduría popular.


Daniel Boyano Sotillo

Un abanico de colores

Paseando una tarde de otoño entre los carballos y los castaños del bosque que rodea mi pueblo, observando toda la diversidad de mi alrededor, los diferentes faleitos, las setas multicolores, boletus, cucurriles y senderuelas y apañando alguna que otra castaña, empecé a tomar conciencia de los ruidos de los pájaros, las huellas de los corzos, desechos de zorros y otras alimañas, arañas, moscas, y multitud de pequeños seres vivos que habitan en este mundo. Entonces, en ese momento, recordé una conversación con mi abuela muchos años atrás. Esa abuela que me enseñó a ver con ojos de niño todo a pesar de la edad, aquella que me reñía cuando me engarrapitaba a las manzanales. Aquella que me enseñó tantas cosas y a la que echo tanto de menos.
Volvíamos mi hermano pequeño y yo del colegio. El menda, cabreado, cabizbajo porque me había engarriao con un chico de la Puebla con el que no me entendía, y para colmo la profesora nos castigó con un feixe de tareas. Llovía y hacía frío. Mis pies se habían quedado sin dedos y mi hermano pequeño no hacía más que molestarme. Todo me parecía horrible. Al llegar a casa me encontré con mi abuela que notó mi estado de ánimo a la legua. Pero ella sabía cómo hacerme olvidar un pésimo día.
“-Si pudieras elegir un objeto mágico, ¿cuál elegiríais? Un objeto que no pudiese hacer maldades, ni marumacas, que hiciese el mundo más bonito y bello. Pero que siguiese manteniendo su función. - Este era el tipo de preguntas que solía hacer mi abuela, preguntas que te hacían pensar y pensar.
-Un objeto como… ¿una varita mágica?- dijo el argabuyo de mi hermano.
-Sí, pero ¿qué es lo que hace una varita que no es mágica? Yo me refiero a algo como una olla que si no es mágica en ella hacemos la comida y si es mágica nunca se acaba esa comida y así podríamos alimentar a todos los embruyos y rapaces del mundo. – Continuó mi abuela.
-Ja, ja, ja, seguro que al ver tanta comida alguno se engullipa.
-Una escoba,- salté yo- una escoba con la que limpiar todas las cosas malas del mundo. Limpiaría el colegio, el frío, mis dedos congelados. Limpiaría al Sebastián, que por su culpa me han “castigao”.
-Sí, está muy bien, porque entonces con esa escoba también podrías barrer el egoísmo, la maldad, la contaminación…pero entonces también barrerías las flores, la nieve, las parvuletas…
-¿Sabéis qué elegiría yo?- volvió a preguntar la abuela- Yo elegiría un abanico. Un abanico en el que cada vez que abanicase creara vida bella. Un abanico en el que pensara “colores”, y en cada ráfaga de aire se creara el rojo, el amarillo,
el azul y el violeta. O cuando dijera, árboles, creara los humeiros, escanfreixos, el sabugueiro y otros mil que poblasen la tierra de verdor. Un abanico que creara música con cada movimiento. Que creara a Bach, a los Rolling, a Camarón, a Julio Prada. Un abanico con el que poder crear mil razas de hombres; blancos, negros, chinos, indios.
-Sí, sí, pero también azules y con cuatro brazos, con antenas, con pezuñas o monstruos suaves y peludos que fuesen nuestros amigos, y a los alienígenas y miles de talanqueiras. –Interrumpió mi hermano.
-Un abanico que creara alegría, paz, felicidad, armonía y todas las cosas buenas y dulces que hay en la vida.
-Pero abuela, todo eso ya está inventado, bueno casi todo que los hombres azules y los monstruos de mi hermano no están inventados.
Entonces, ella cerró los ojos, sonrió con una sonrisa llena de tristeza y suspiró. Así permaneció durante lo que a mi hermano y a mí nos pareció una eternidad, pero sabíamos que no debíamos interrumpir sus pensamientos, pues algo importante estaba a punto de decirnos.
-Acordaos. El ser humano va cambiando, evoluciona y junto a él va cambiando el paisaje, el clima, las costumbres. En mi vida he ido observando como poco a poco se va destruyendo los bosques, los polos, las relaciones humanas y otras cosas bellas. La tecnología nos invade y la soledad nos rodea. Desgraciadamente, llegará el día en el que os acordéis de mi abanico de colores.”
Aquella tarde de otoño volví a recordar a mi abuela y a su abanico. Es cierto que dentro de nuestro paraíso, seguía habiendo vida. Miles de vidas diminutas y maravillosas. Miles de emociones que hacían que viese a mi abuela abanicando y nombrando cada árbol, cada animal, cada aroma. Pero me entristecía pensar que el abanico de mi abuela se había quedado en esos rincones. Al volver a mi ciudad empecé a ver las fábricas que echaban humos, los coches, los atascos, los gruñidos… y desee que mi abuela siguiese abanicando tras mis pasos, con sus mejores deseos e imaginación mientras yo con mi escoba barría aquella deshumanización.

María Almaraz García

HISTORIA DEL ABUELO



Eran tiempos de María Castaña cuando ocurrió esta historia, fue eiquí pero pudo ser ende.
En una noche de invierno fría, muy fría, vadía Juan Alpargata a casa de una touza que tenía en el souto de Piniella. Cuando agotado por el cansancio, antes de chegar a casa, decidió hacer un alto en el camino por la zambrea de trabajar que se había dado durante todo el día, haciendo teinadas de leña y después cargándolas sobre su llombo una tras otra, desde la touza al pueblo y del pueblo a la touza, así hasta que el sol transculó por el horizonte.
Aspacio espurrió en el suelo la treixa que amarraba la leña y velando al cielo, enguerriado con su triste vida. Ya no era un catonino, ni un mozo sino un anciano y más pobre que su nombre pues cada día en su moral solo había un taco de xixa, un zoquete que no llegaba a un fulincho del que ahora solo quedaban mollegas, una barrila de agua casi vacía.
Velando fijamente a la luna llena, que iluminaba los campos y los caminos de los paceiros, con desesperación en voz alta se fungaba sobre su larga y dura vida, pidiendo tan solo un deseo:
-¡Luna, vadem y trágame!
La luna lo veló con detenimiento, escudiñando hasta su última engurria de su cara, los pocos canteiros que le quedaban, su farraposa vestimenta y apiadándose de él, bajó y se lo llevó.
Desde entonces, cada vez que hay luna llena si velamos al cielo podemos ver la sombra abangada del tío Juan Alpargata y el haz de leña que portaba esgurrifada en los cráteres de la luna


José Montoro, 
Bisabuelo Hnos. Bella Fernández
Mª Cruz Fernández Montoro.

Proyecto El Huerto del Pozo - Namasté


Apoya a las escuelas rurales indias y nepalís comprando postales, llaveros, monederos, camisetas, telas...
Participa en la segunda campaña de entrega de material escolar en escuelas indias y nepalís haciendo una pequeña donación a cambio de postales.